​Profesora de HATHA VINYASA YOGA, 

certificada por Yoga Alliance. 

Maestra diplomada en Educación Musical  

Musicoterapeuta por la UB. 

Mi primer contacto con el yoga fue a los 20 años, cuando a causa de un estrés continuado decidí asistir a un gimnasio. Allí ofrecían sesiones de yoga para gente mayor. No cabe decir que yo era la practicante más joven del grupo ;) Para mí, esa hora y media significaba un momento para no estar en ningún lugar más que allí. Sentía tanta paz y bienestar que seguí buscando y probando diferentes tipos de yoga. Ahondé en la experiencia de esta disciplina hasta decidir formarme a nivel profesional. Y sigo enriqueciendo mi formación y aprendiendo, día tras día.

ANNA MATA FRIGOLÉ

Gracias al Hatha-Vinyasa Yoga,

he aprendido a tomar conciencia de la realidad de mi cuerpo, mis cualidades y

dificultades que no son, nada más 

que las propias resistencias.

Vinyasa significa unión de la respiración y el movimiento, así como los pasos que uno toma hacia una dirección en particular. Estilo que me ha fascinado por el simple hecho de combinar la respiración al casi constante movimiento, como si de una danza se tratara. Como el mismo transcurso de la vida, en el que todo es cambio, en un continuo fluir. Todos nacemos, crecemos y morimos. Estar presente en cada una de estos procesos permite tomar decisiones conscientes que nos lleven a ser fieles a nuestra esencia. Entonces es cuando surge la "magia": Todo es como debe ser. 

Como decía Pi Nan, monje tailandés con el que tuve el placer de convivir:

La vida te da lo que necesitas en cada momento, lo que es mejor para tí.

Sólo debes dejarte llevar con el movimiento, sin oponer resistencia y uniéndote a la madre tierra.

Mi relación con la música empezó a temprana edad. Siendo una niña, mi inquietud me llevó a probar la danza y todo tipo de deportes. Entonces entré en contacto con el mundo de la música, especialmente con el piano. Tras duros años de estudio, constancia y disciplina, conseguí diplomarme por el Conservatori de Barcelona. Mi sed por conocerme hizo que realizara estudios en psicología y probara varios tipos de terapia. A partir de observar y sentir en mí misma el profundo efecto de la música, realicé el máster en Musicoterapia, habiéndome diplomado previamente en Magisterio con especialización en Música.

Aunque los humanos tengamos tendencia a querer poner palabras a todo, me he dado cuenta de que el motivo es el miedo a sentir el vacío. La música, por su parte, és la única que llega a todo y a tod@s sin necesidad de pronunciar palabra. Y más fascinante aún, sin darle tiempo a la mente a procesar, la música te conecta directamente con esa emoción que necesitas soltar. A través de la música conecto directamente con mi esencia, con mi centro y con el momento presente, sin juicios, sin mente, con autenticidad.